Bioquímica II

Foro de discusión entre los estudiantes de Bioquímica II del Intec y el facilitador, maestro Jimmy Barranco Ventura.
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Vitamina D y Autismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
barranco.jimmy

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 03/08/2016

MensajeTema: Vitamina D y Autismo   Dom Ago 14, 2016 8:42 pm

P: ¿Qué relación existe entre la deficiencia de vitamina D y el autismo?

R: Según los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el autismo afecta a 1 de cada 50 niños; y se estima que en los próximos 10-20 años, la mitad de todos los niños tendrían algún tipo de trastorno autista. De modo pues, que estamos frente a una pandemia, sin precedentes. La vitamina D y los bajos niveles de serotonina han sido vinculados al autismo por muchos investigadores diferentes. Esto se debe a que esta "vitamina", o mejor, hormona, regula más de 1 000 procesos psicológicos diferentes, y controla alrededor del 5 % del genoma humano. La vitamina D con sus receptores se une a un segmento del ADN, provocando que algunos de sus genes  se "enciendan"  y otros se "apaguen". Recientemente, los doctores Rhonda Patrick y Bruce Ames, trabajando en el Hospital Infantil del Instituto de Investigación de Oakland, descubrieron que esta vitamina  regula la expresión de dos genes responsables de la síntesis de la enzima triptofano hidroxilasa (TPH-1 y TPH-2), responsable de la conversión del aminoácido triptofano en serotonina.  
1-A nivel cerebral la vitamina D activa el gen de la TPH-2, por lo cual aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo, controla el impulso, la ansiedad y la memoria.
2- El desarrollo del feto depende enteramente de los niveles de vitamina D de la madre, a través de la producción de serotonina, la cual juega un papel importante en la morfogénesis del cerebro (forma y estructura) y en las conexiones cerebrales del feto. La deficiencia de serotonina, resultará en una estructura y conexión interna cerebral anormal.
3- La deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas se asocia con el aumento de las tasas de autismo; ya que los receptores cerebrales de la vitamina D aparecen a principios del desarrollo fetal.
4- En el intestino la vitamina D apaga el gen de la triptofano hidroxilasa (TPH-1), disminuyendo la producción de serotonina intestinal, que regula  la respuesta autoinmune. Por lo tanto, ayuda a combatir la inflamación intestinal causada por el exceso de serotonina.
5- Mantener niveles adecuados de vitamina D antes y durante el embarazo, podría ayudar a prevenir el autismo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nicole Barreto

avatar

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Lun Ago 15, 2016 9:23 am

Nicole Barreto (1062539)

Aquí encontre un artículo relacionado con la Vitamina D y Autismo. Lo encontré muy interesante y quise compartirlo con todos ustedes!

Vitamina D Y Autismo

En los últimos 15 años países como Estados Unidos han asistido a un crecimiento tan elevado del autismo que ha alcanzado un ritmo alarmante (podemos ver en el gráfico superior el aumento de autismo en niños de entre 2-4, 5-6 y 7-9 años por cada 10.000 habitantes en dicho país). En España no es muy distinta la situación. Y lo cierto es que nadie puede achacar esto al envejecimiento de la pirámide poblacional en tanto el autismo es una patología de desarrollo esencialmente durante el período infantil. Con anterioridad he hablado del más que preocupante descenso de vitamina D en niños y adolescentes en Occidente. ¿Acaso podemos establecer entre ambos eventos una correlación? La respuesta parece ser claramente afirmativa. En este sentido, resultan esclarecedoras las investigaciones del Dr John J. Cannell, director ejecutivo del Vitamin D Council y experto en psiquiatría. Su exposición del estado de la cuestión, tal como desarrolla en su investigación “Autism and vitamin D” (Medical Hypotheses, 2008), se podría resumir del siguiente modo. La vitamina D, obtenida tanto del sol como de los alimentos o suplementos, debe atravesar dos procesos bioquímicos para alcanzar su forma activa. Primero el hígado lo metaboliza como 25-hydroxyvitamin D (que es lo que medimos en sangre cuando analizamos nuestros niveles de esta vitamina); posteriormente el 25-hydroxyvitamin D circulante pasa a convertirse en calcitriol, poderoso neuroesteroide que controla el crecimiento de las células cerebrales y actúa sobre los receptores del cerebro durante los primeros días del embrión. Y es que ya en 2001 unos investigadores denominaron a la vitamina D ‘el ignorado neuroesteroide’, determinando que debía analizarse su deficiencia como un factor de riesgo del autismo (”Vitamin D: the neglected neurosteroid?” Trends Neuroscience, octubre 2001). Con posterioridad se ha llegado a la conclusión de que la vitamina D, como neuroesteroide que sería, ofrece “neuroprotección, efectos antiepilépticos, inmunomodulación, impacto sobre múltiples neurotransmidores cerebrales, así como regulador del comportamiento” (”The vitamin D neuroendocrine system as a target for novel neurotropic drugs”, CNS Neurological Disorders Drug Targets, junio 2006). Actualmente existen 1000 genes conocidos que son objetivo de la acción del calcitriol, y el número crece.

Tradicionalmente ha sido considerada la agresión de las toxinas como el mercurio -así como la herencia genética- el factor probablemente más destacado en explicar el desarrollo del autismo. Dichas toxinas generan inflamación aumentando en concreto los niveles de citoquinas proinflamatorias. Precisamente esto suele observarse en los individuos con niveles muy bajos de vitamina D (el calcitriol reduce las mencionadas citoquinas en el cerebro, véase “Evidence that vitamin D3 reverses age-related inflammatory changes in the rat hippocampus”, Biochem Soc Trans, agosto 2005). Y es también por esto que no debería sorprenderte que el autismo es objeto de tratamiento con el alimento de mayor poder antiinflamatorio conocido: el aceite de pescado (”Omega-3 fatty acids supplementation in children with autism: a double-blind randomized, placebo-controlled pilot study”, Biological Psychiatry, enero 2008).
Pero aquí no acaba la conexión entre el autismo y la vitamina D. Investigadores tanto de Suecia como de Utah (EEUU) demostraron que los estrógenos tienen la capacidad de mejorar la respuesta del tejido cerebral al calcitriol, por lo que los hombres necesitarían una dosis superior de vitamina D para obtener los mismos beneficios neuronales. Como probablemente estés imaginando, resulta que los hombres son mucho más propensos a desarrollar autismo que las mujeres (puedes consultar las referencias de la National Autistic Society de Gran Bretaña). Las madres que consumen más pescado durante el embarazo y lactancia se sabe que crían niños con mayores capacidades cognitivas que las madres que menos lo consumen. Cada vez más se reconoce el papel central de las grasas Omega 3. Pero en los más recientes últimos años se considera también el importante rol de la vitamina D: recuerda que el pescado también es rico en vitamina D. La mayoría de la población, que por desgracia no se plantea consumir un suplemento de vitamina D, confía quizás la mayor parte de la obtención de esta vitamina a la exposición solar. Planteemos otra hipótesis tal como ha hecho el Dr Cannell: en tanto el pigmento de la piel bloquea la síntesis de vitamina D procedente del sol, ¿no habrá mayor incidencia de autismo entre los niños de piel oscura? Si bien la evidencia no es muy extensa, tampoco es Your browser may not support display of this image. inexistente. Al menos dos estudios europeos -en Inglaterra y Suecia- publicados en 1995 corroboran mayores tasas de autismo en los niños de inmigrantes de piel oscura (”Child and adolescent psychiatric presentations of second-generation Afro-Caribbeans in Britain”, British Journal of Psychiatry, septiembre 1995; “Autism in immigrants: children born in Sweden to mothers born in Uganda”, J Intellect Disabil Res, abril 1995).

No sólo todos los adultos y niños deberían asegurarse 1000 UI diarias de vitamina D, sino que todos los bebés, según el especialista en psiquiatría y vitamina D el Dr Cannell, deberían recibir una dosis suplementada de 800 UI en caso de recibir leche materna y 400 UI si reciben leche fortificada. Para las madres embarazadas y lactantes, la Sociedad Canadiense de Pediatría recomienda 2000 UI diarias de vitamina D. Aún sigo esperando que las autoridades públicas aumenten la dosis recomendada para toda la población de ¡sólo 200 UI diarias de vitamina D!

LINK: http://www.autismoava.org/el-autismo/documentos/vitamina-d-y-autismo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alejandracrh

avatar

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 03/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Lun Ago 15, 2016 10:37 am

Los Beneficios de la Vitamina-D y el L-Triptófano sobre el Autismo


‘Autismo (TEA)es un trastorno multifactorial y multigénico, cuya incidencia
va en aumento y en el que juegan un papel esencial factores
como la presdisposición genética, el medio ambiente y, particularmente,
el tracto intestinal y el sistema inmunológico […].’
- Huub Savelkoul, catedrático de Biología Celular e Inmunología, Universidad
de Wageningen

El profesor Huub Savelkoul hizo esta declaración allá por el 2004. Ahora, una década después, su visión está siendo aceptada cada vez más por gran cantidad de investigaciones. Recientemente, se ha expuesto una conexión significativa en el ámbito molecular entre la vitamina D3, L-triptófano, oxitocina y
serotonina por una parte, y trastornos del espectro autista (TEA) por la otra. Esta nueva visión está allanando el camino para una intervención dietética con efectos secundarios mínimos, usando vitamina D3 y l-Triptófano. No existe ningún medicamento para el TEA.
Una razón significante de ello es que este trastorno tiene una base neurológica hereditaria. El grado en la que los síntomas resultan en discapacidad en términos de funcionamientodepende de una serie de factores. La dieta, las deficiencias nutricionales, el ejercicio, el estrés y la exposición a la luz solar
todas han demostrado jugar su papel en éste. La mejor intervención consiste en encontrar una dieta y estilo de vida que encajen de forma óptima con las discapacidades del paciente.

Deficiencia de Vitamina D en TEA
Aunque la deficiencia de vitamina D está tradicionalmente asociada con enfermedades físicas, tales como raquitismo, cada vez están siendo descubiertos más enlaces a trastornos neurológicos – incluyendo el TEA –. La deficiencia de vitamina D parece ser lo normal en niños con TEA. Por otra parte, los estudios que se publican frecuentemente hacen conexión entre el desarrollo de los TEA y la escasez de vitamina D, especialmente durante el embarazo y la infancia.
Un estudio ecológico revela el vínculo entre el autismo y la exposición solar entre los adolescentes de América. La exposición a UVB resultó ser inversamente proporcional a la incidencia de TEA: cuanto menor es el grado de exposición, mayor es la incidencia de los TEA.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que existe una alta probabilidad de que este efecto sea explicado por la deficiencia de vitamina D durante el embarazo. Esta deficiencia tiene su mayor impacto en el tercer trimestre, período durante el cual el desarrollo del cerebro es más rápido.


Serotonina y L-triptófano:
Una investigación reciente demuestra que las perturbaciones en serotonina, triptófano y vitamina D desempeñan un papel principal en el metabolismo cerebral de personas con TEA. La investigación establece numerosos vínculos y allana el camino para una terapia (de apoyo) mejorada (ver asesoramiento en dieta y estilo de vida). La serotonina es producida en el cerebro bajo la influencia de L-triptófano. Como neurotransmisor, sus funciones incluyen una
función reguladora en el estado de ánimo, confianza en sí mismo, sueño, emoción, actividad sexual, apetito, adicción y agresión.
Una deficiencia puede resultar en cosas tales como sentimientos depresivos, falta de sueño, reducción de la libido, comportamiento obsesivo y mayor susceptibilidad a la adicción. Estos son síntomas que se encuentran comúnmente en personas con TEA. También se conoce a partir de un escáner PET (tomografía por emisión de positrones), que los niños con TEA entre edades de 2 a 5 años producen menos serotonina que sus semejantes sin TEA. También se ve que una deficiencia de L-triptófano temporal produce comportamiento repetitivo y ansiedad en personas con TEA. Por consiguiente, se concluye que las alteraciones en la serotonina y el metabolismo del L-triptófano juegan un papel principal en el desarrollo del cerebro anómalo y problemas de comportamiento.


El papel central de la vitamina D:
Una nueva investigación propone que la serotonina es activada por medio de la vitamina D. Cuando están disponibles cantidades suficientes de vitamina D, se estimula la producción de serotonina en el cerebro y baja la producción de serotonina en el resto del cuerpo. Por el contrario, se produce una situación
contraria por falta de vitamina D.

La serotonina tiene su función en la motilidad intestinal dentro del tracto gastrointestinal. Un exceso de serotonina en los intestinos puede causar cambios inmunológicos e inflamación del tracto gastrointestinal. Trastornos crónicos digestivos e inflamación intestinal son comunes en personas con TEA.
Los investigadores creen que una producción excesiva de serotonina en los intestinos puede ser a expensas de la producción de serotonina en el cerebro.
Esta nueva investigación también proporciona una explicación al hecho de que TEA es más prevalente en niños que en niñas. La hormona sexual femenina estrógeno aumenta la expresión de TPH (triptófano hidroxilasa) en el cerebro de la hembra. TPH está involucrado en la producción de 5-HTP, el precursor de
la serotonina. De acuerdo con los investigadores, esto evidencia los efectos adversos de una deficiencia de vitamina D en la producción de serotonina. Por último, el resultado es que las niñas tienen un menor riesgo de desarrollar TEA.

Más sociable gracias a la oxitocina:

Unos niveles bajos de vitamina D también ofrecen una explicación directa de las discapacidadesen términos de comunicación social e interacción, observados en los casos de TEA. Se da la circunstancia de que los investigadores han estudiado los genes responsables
de la producción de la hormona oxitocina. Se sabe que la oxitocina juega un papel importante en el comportamiento social. Los niveles bajos de oxitocina son asociados con TSE y se han logrado resultados en términos de socialización mediante la administración de oxitocina para adultos con TEA. Resulta que el receptor de la vitamina D activa el gen de la oxitocina. Esto sugiere que bajos niveles de vitamina D resultan en bajos niveles de producción de oxitocina, lo que potencialmente conduce a discapacidades en términos de comportamiento social.



Consejos de dieta y estilo de vida:
• L-triptófano puede ayudar a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro y reducir la ansiedad social. Las fuentes naturales más ricas en esta sustancia son las semillas de soja, la espirulina y las espinacas. Para dosis terapéuticas se pueden utilizar suplementos de L-triptófano
• Siempre se aconseja tomar L-triptófano en combinación con vitamina D3.
La vitamina D3 aumenta la producción de serotonina en el cerebro y reduce laproducción de serotonina en los intestinos. Además, la vitamina D3 tiene la
capacidad de mejorar la producción de oxitocina, que puede tener un efecto beneficioso en el comportamiento social.
• La exposición a la luz solar tiene efectos beneficiosos en la salud, siempre y cuando la piel no se queme. Una buena idea es comprobar el índice UV antes de aplicar una crema solar. Cuando el índice UV es moderada (5-6), la exposición solar sin protección es posible durante 15-20 minutos.
En tales casos, sería aconsejable evitar la aplicación de protección solar o situarse en la sombra una vez pasados los 20 minutos. Cuanto más oscura es la piel, más tiempo puede quedar expuesta a la luz solar sin peligro a quemarse. Esta estrategia no es recomendable cuando el índice
de UV esté por encima de 8, ya que en ese nivel la piel se quemará de todos modos.
• También se aconseja la ingesta de vitamina B6, magnesio, ácido fólico, hierro y ácidos grasos omega-3. Éstos son cofactores en la producción de serotonina y, por lo tanto, tienen un poder similar para que desaparezcan los síntomas
• Habrá que tener especial cuidado con el alcohol. El consumo de alcohol reduce la producción de serotonina. En algunos individuos susceptibles, el uso
de alcohol puede reducir la producción de serotonina hasta en un 50%
• El estrés inhibe la tasa de producción de serotonina. En consecuencia, evitar el estrés es extremadamente importante.
El ejercicio regular es una de las formas naturales y eficaces para luchar contra el estrés. Además, el ejercicio estimula la producción de serotonina. Incluso
un ejercicio suave – como caminar o practicar yoga – puede tener un efecto positivo. El deporte es más saludable si se practica al aire libre, bajo el sol.
• Finalmente, el glutatión es un antioxidante importante que ayuda a desintoxicar el cerebro. Se adhiere a los metales pesados y los elimina. Protege a las neuronas y su función de señalización que son cruciales para un funcionamiento mental normal.

Encontre esta noticia al ver que el profesor publico acerca del tema me interese en investigar más! Espero que les guste.

LINK: http://www.eco-online.es/noticias/los-beneficios-de-la-vitamina-d-y-el-l-triptófano-sobre-el-autismo

Alejandra Rodríguez
ID: 1062443
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
barranco.jimmy

avatar

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 03/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Lun Ago 15, 2016 5:35 pm

Hola Alejandra! Leí con mucho interés sus artículos complementarios publicados. La felicito. El docente es un coaprendiz con un poco más de experiencia, que orienta y guía a los duscípulos hacia la construcción de nuevos saberes. Me siento muy feliz al ver que mi artículo la motivó a buscar más información sobre el tema. ¡De eso se trata! Ya han sido superados los tiempos cuando el alumno era un ente pasivo, que recibía información del profesor, quien tenía la verdad absoluta; y sobre tales conocimientos era evaluado el alumno. ¡Es pura obsolescencia!
Ahora el alumno DEBE participar muy activamente en la búsqueda de la verdad. Adelante con su espíritu divergente, analítico y cyestionador. Ojalá, pueda contagiar a quienes le rodean.
Gracias¡
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Caroline González

avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 03/08/2016
Edad : 21

MensajeTema: Relación de la vitamina D y el autismo    Lun Ago 15, 2016 7:19 pm

barranco.jimmy escribió:
P: ¿Qué relación existe entre la deficiencia de vitamina D y el autismo?

R: Según los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el autismo afecta a 1 de cada 50 niños; y se estima que en los próximos 10-20 años, la mitad de todos los niños tendrían algún tipo de trastorno autista. De modo pues, que estamos frente a una pandemia, sin precedentes. La vitamina D y los bajos niveles de serotonina han sido vinculados al autismo por muchos investigadores diferentes. Esto se debe a que esta "vitamina", o mejor, hormona, regula más de 1 000 procesos psicológicos diferentes, y controla alrededor del 5 % del genoma humano. La vitamina D con sus receptores se une a un segmento del ADN, provocando que algunos de sus genes  se "enciendan"  y otros se "apaguen". Recientemente, los doctores Rhonda Patrick y Bruce Ames, trabajando en el Hospital Infantil del Instituto de Investigación de Oakland, descubrieron que esta vitamina  regula la expresión de dos genes responsables de la síntesis de la enzima triptofano hidroxilasa (TPH-1 y TPH-2), responsable de la conversión del aminoácido triptofano en serotonina.  
1-A nivel cerebral la vitamina D activa el gen de la TPH-2, por lo cual aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo, controla el impulso, la ansiedad y la memoria.
2- El desarrollo del feto depende enteramente de los niveles de vitamina D de la madre, a través de la producción de serotonina, la cual juega un papel importante en la morfogénesis del cerebro (forma y estructura) y en las conexiones cerebrales del feto. La deficiencia de serotonina, resultará en una estructura y conexión interna cerebral anormal.
3- La deficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas se asocia con el aumento de las tasas de autismo; ya que los receptores cerebrales de la vitamina D aparecen a principios del desarrollo fetal.
4- En el intestino la vitamina D apaga el gen de la triptofano hidroxilasa (TPH-1), disminuyendo la producción de serotonina intestinal, que regula  la respuesta autoinmune. Por lo tanto, ayuda a combatir la inflamación intestinal causada por el exceso de serotonina.
5- Mantener niveles adecuados de vitamina D antes y durante el embarazo, podría ayudar a prevenir el autismo.

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés). Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos

Un trabajo reciente acaba de confirmar que una dieta complementada con vitamina D podría ayudar en el tratamiento del autismo. La razón subyacente se encuentra en lo que algunos investigadores llevan especulando hace mucho tiempo, que la problemática conducta social de las personas con autismo está relacionado con niveles bajos de vitamina D y serotonina.

En este se ha encontrado una relación causal entre la vitamina D y tres hormonas que esenciales en el comportamiento social: la serotonina, la oxitócica y la vasopresina. En el cerebro, la serotonina actúa como neurotransmisor, y ayuda a modular el comportamiento social; incluso afecta el cableado y la estructura cerebral. Al parecer, la vitamina D podría activar un gen que produce una enzima que conduce a mayores niveles de serotonina.

la investigación también ha constatado que el gen afectado por la vitamina D tiende a disminuir la producción de serotonina en el intestino y otros tejidos. Esto es importante porque altos niveles de serotonina en el intestino (donde se encuentra en un 90%) pueden causar problemas intestinales, asociados a menudo con el autismo.

Investigadores de Suecia y Estados Unidos ya habían encontrado que la carencia de vitamina D podría estar asociada con los trastornos del neurodesarrollo en la población infantojuvenil y más en concreto del autismo. También interesante es destacar la teoría de John J. Cannell, director ejecutivo del Vitamin D Council y experto en psiquiatría, sobre la carencia de vitamina D y su relación directa con el autismo. En un artículo publicado en el 2007 y actualizado en el 2010, este científico habla de esta correspondencia.
En la asociación AVA sobre autismo también se habla de esta relación con una detallada explicación en la que indican que ya en el 2001 unos investigadores denominaron a la vitamina D “el ignorado neuroesteroide”, determinando que debía analizarse su carencia como un factor de riesgo del autismo. Estudios posteriores, indican, han afirmado que la vitamina D, como neuroesteroide, ofrece “neuroprotección, efectos antiepilépticos, inmunomodulación e impacto sobre múltiples neurotransmisores cerebrales, así como regulación del comportamiento.

Las madres que consumen más pescado durante el embarazo y lactancia se sabe que crían niños con mayores capacidades cognitivas que las madres que menos lo consumen. El pescado es rico en vitamina D.

Opinión personal: esto es un dato muy interesante porque el autismo es uno de los trastornos más neurológicos más comunes y a la vez poco se sabe acerca de este. No existen tratamientos específicos ni una forma de prevenirlo. Sin embargo con este descubrimiento podría resducir significativamente el porcentaje de niños afectados solamente con un la ingesta de suplementos de vitamina D o comidas ricas de esta durante el embarazo y también asegurando de administrarles a los bebes dosis suplementarias de esta vitamina. Una medida muy practica y facil de realizar que tendría una repercusión muy significativa en el desarrollo de ese niño/a.


links:
       http://www.autismoava.org/el-autismo/documentos/vitamina-d-y-autismo
       http://www.omicrono.com/2014/03/que-relacion-tiene-el-autismo-con-la-vitamina-d/

Caroline González 1061302
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alan Lanurias Diaz

avatar

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 08/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Lun Ago 15, 2016 11:46 pm

Cómo un médico curó el autismo de su hijo...

La Dra. Natasha Campbell-McBride tiene un consultorio de tiempo completo en el Reino Unido, donde trata a niños y adultos con autismo, discapacidades de aprendizaje, trastornos neurológicos, trastornos psiquiátricos, trastornos inmunológicos y problemas digestivos.

Aquí, ella comparte sus ideas sobre el Síndrome del Intestino y la Psicología (GAPS), lo cual puede hacer a un niño particularmente propenso a los daños por vacunas y el Programa Nutricional GAPS, un tratamiento natural para el autismo, TDAH, dislexia, dispraxia, depresión y esquizofrenia.

Comentarios del Dr. Mercola

Estoy encantado de compartir esto con usted, ya que la Dra. Natasha Campbell-McBride presenta una elegante y fascinante descripción de las condiciones fundamentales que contribuyen con el autismo, junto con un enfoque pragmático para ayudar a evitar y frenar la epidemia de autismo, que ha sido un desconcertante rompecabezas para la mayoría de nosotros.

La Dra. Campbell es doctora en medicina con un titulo de posgrado en neurología. Ella trabajó como neurólogo y neurocirujano durante varios años antes de empezar una familia. Cuando su primer hijo fue diagnosticado con autismo a la edad de tres años, le sorprendió darse cuenta que aunque era doctora no sabía nada sobre ese tema...

En 1984, cuando se graduó de la escuela de medicina, el autismo era un trastorno extremadamente raro, con un prevalencia de aproximadamente 1 en 10,000
"En el momento en que me gradué de la escuela de medicina jamás había visto a una persona con autismo," dijo ella. "...Para ser honesta, el primer niño autista con el que me topé fue mi hijo...Hace cinco años se diagnosticaba a un niño de cada 150, que representa un aumento en la incidencia de casi 40 veces. En la actualidad en la Gran Bretaña y algunos países, estamos diagnosticando a un niño de cada 66."

Las tasas son similares a las de los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. La Dra. rápidamente se adentró en la investigación, en busca de una respuesta para su hijo y terminó obteniendo un segundo titulo de posgrado en nutrición humana. Como resultado de su trabajo, su hijo se recuperó por completo y ya no padece de autismo.

Aunque es originaria de Rusia, lugar en donde recibió su primera formación médica, se mudó al Reino Unido hace casi 20 años y actualmente tiene una clínica en Cambridge, Inglaterra, en la cual trata niños y adultos con autismo, discapacidades de aprendizaje, trastornos neurológicos, trastornos psiquiátricos, trastornos inmunológicos y problemas digestivos.

El tratamiento temprano es la clave

El tratamiento que desarrolló se llama Programa Nutricional GAPS y como lo explica la Dra. Campbell, mientras más pequeño sea el niño al momento de empezar el tratamiento, mejores serán los resultados.
"Cuando empezamos con el tratamiento GAPS con niños de 2, 3, 4 y 5 años de edad, los niños tienen muchas posibilidades de recuperarse por completo de autismo, TDAH, TDH, dislexia y dispraxia- y ese gran número de niños que no entran dentro de ningún cuadro de diagnóstico...Son niños cuyos médicos suelen posponer las cosas. Les piden a los padres que traigan a sus hijos dentro de seis meses y después otros seis meses para observar al niño con el fin de dar un diagnostico, mientras de esa forma se desperdicia el preciado y valioso tiempo que pudo haber servido para ayudar al niño," dice ella.
Todo comienza en el intestino...

La Dra. Campbell está convencida de que los niños autistas en realidad nace con cerebros y órganos sensoriales completamente normales.

"Lo que pasa con estos niños (es que) no desarrollan un flora intestinal normal desde el nacimiento..."dice la Dra. "La flora intestinal es una parte sumamente importante de la fisiología humana. Recientemente, las investigaciones realizadas en los países escandinavos han demostrado que el 90 por ciento de las células y de todo el material genético del cuerpo humano es nuestra flora intestinal. Simplemente somos una concha...el hábitat de esta masa de microbios que se encuentran dentro de nosotros. Los ignoramos bajo nuestro propio riesgo.

...Como resultado, su sistema digestivo- en lugar de ser la fuente de alimento de estos niños- se convierte en la principal fuente de toxicidad. Estos microbios patógenos que se encuentran dentro del tracto digestivo dañan la integridad de la pared intestinal. Por lo que toda clase de toxinas y microbios van directo al torrente sanguíneo del niño y posteriormente llegan al cerebro. Por lo general, eso sucede al segundo año de vida de los niños que fueron amamantados, ya que la lactancia materna brinda una protección en contra de la flora intestinal anormal. Los niños que no fueron amamantados, desarrollan los síntomas de autismo durante el primer año de vida.

Así que la lactancia materna es fundamental para proteger a los niños."

La toxicidad del cerebro conduce a los síntomas del autismo

Los niños utilizan todos sus órganos sensoriales pare recopilar información sobre su entorno, información que posteriormente pasa al cerebro para ser procesada. Esta es una parte fundamental del aprendizaje.

Sin embargo, en el caso de los niños con Síndrome del Intestino y la Psicología (GAPS), la toxicidad fluye desde su intestino, pasando por todo su cuerpo hasta llegar al cerebro, lo cual obstruye el cerebro con toxicidad, evitando que realice sus funciones normales y que procese la información sensorial...
"La información sensorial se convierte en papilla, en un ruido dentro del cerebro del niño y con este ruido el niño no puede aprender. No pueden descifrar nada útil," explica ella.

"Esa es la razón por la que no aprenden cómo comunicarse. No aprenden cómo entender el lenguaje, cómo utilizar el lenguaje, cómo desarrollar todos los comportamientos instintivos y comportamientos que los niños normales desarrollan. El segundo año de vida es crucial en cuanto a la maduración del cerebro de un bebé. Ahí es cuando se desarrollan las habilidades de comunicación y las conductas de afrontamiento.

Si el cerebro del niño está tapado con toxicidad, el niño se pierde de esa oportunidad de aprender y comienza a desarrollar autismo, todo dependiendo de la mezcla de toxinas, de qué tan severa sea la condición en general y qué tan grave sea la alteración en la flora intestinal del niño."
El GAPS podría manifestarse como un conglomerado de síntomas que pueden entrar dentro del diagnostico del autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno por déficit de atención (TDA), dislexia, dispraxia o trastorno obsesivo- compulsivo, solo por mencionar algunas posibilidades...

¿Cómo es que la flora intestinal de un niño se altera de forma tan drástica?

Si la epidemia de autismo y otros trastornos de aprendizaje se originan en el intestino, entonces ¿qué ha cambiado en los últimos 25 años que ha alterado la flora intestinal de los niños de una forma tan anormal?

Como lo explica la Dra. Campbell:
"Por lo que a la ciencia corresponde, el bebé que se encuentra dentro del vientre de la madre es estéril durante los nueve meses de embarazo. El bebé adquiere su flora intestinal cuando nace, cuando pasa a través del canal de parto de la madre. Así que lo que sea que vive en el canal de parto de la madre, en la vagina de la mamá, se convierte en la flora intestinal del bebé.

Y, ¿qué es lo que vive en la vagina de la madre? Es un área sumamente poblada del cuerpo de la mujer. La flora vaginal viene desde el intestino. Así que si la madre tiene una flora intestinal anormal, tendrá flora anormal en el canal de parto. Los padres no están exentos porque ellos también tienen flora intestinal y esa flora intestinal llena su ingle por lo que comparte su flora con la de la madre de manera regular.

...Yo siempre recolecto el historial de salud de la madre, el padre e incluso de los abuelos del niño. Creo que tenemos una creciente y profunda epidemia de alteraciones en la flora intestinal, que comenzó desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se descubrieron los antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro acaban con las especies de microbios benéficas en el intestino, lo cual permite que los patógenos se muevan por el intestino sin control."
La importancia masiva de los alimentos fermentados y los probióticos

Esta es la razón por la que es tan importante "volver a sembrar" su intestino con alimentos fermentados y probióticos cuando usted utiliza antibióticos. Si usted no está comiendo alimentos fermentados, entonces lo más probable es que necesite un suplemento de probióticos, en especial si usted come muchos alimentos procesados.
"En paralelo con los microbios benéficos dentro de un intestino saludable, los científicos han descubierto miles de especies de patógenos diferentes que causan enfermedades, bacterias, virus, hongos y otros microbios. Pero, siempre y cuando predominen los microbios benéficos dentro de su intestino, estos se encargara de controlar a los patógenos...Los mantienen en colonias pequeñas y no permiten que proliferen.

Los antibióticos tienden a eliminar las bacterias benéficas, lo cual le da oportunidad a los patógenos para proliferar, crecer sin control y ocupar todos los espacios de su intestino. La bacteria benéfica se recupera, sin embargo a algunas especies les toma entre dos semanas y dos meses recuperarse y es ahí donde los patógenos se aprovechan y crecen.

Lo que veo en las familias de los niños con autismo es que el 100 por ciento de las mamás de niños autistas tienen una flora intestinal anormal, así como problemas de salud relacionados con ello. Pero entonces observo a las abuelas por parte de las madres y descubro que también tienen una flora intestinal anormal, pero mucho más leve."
En esencia, lo que tenemos es una acumulación generacional de la flora intestinal anormal, y con el paso del tiempo cada generación es más propensa a verse perjudicada por el uso de antibióticos- y de vacunas, de lo cual hablaré en un momento.

La alimentación con biberón y los antibióticos son una carga muy pesada

Para empeorar las cosas se encuentra el hecho de que amamantar ya no es algo tan popular. Sabemos que los bebés que son alimentados con leche materna desarrollan una flora intestinal completamente diferente a la de los bebés alimentados con biberón.

La Dra. Campbell descubrió que un gran porcentaje de madres de hijos autistas fueron alimentadas con biberón. Entonces, como recibieron varias dosis de antibióticos a través de su niñez, las anormalidades en su flora intestinal se volvieron más intensas.
"Incluso debido a que los antibióticos eran prescritos, en particular de la década de los cincuenta y sesenta, eran prescritos para cualquier estornudo y tos. Los antibióticos eran prescritos en exceso. Dado a esta situación, las anormalidades en la flora intestinal de estas niñas empeoraría y empeoraría.

Y luego, a la edad de 15 o 16 años estas mujeres utilizarían una pastilla anticonceptiva... (lo que) tiene efectos devastadores en la flora intestinal. En la actualidad, las mujeres la toman antes de sentirse preparadas para formar una familia."
Así que para recapitular, la alimentación a base de biberón junto con el uso excesivo de antibióticos y pastillas anticonceptivas sientan las bases para una flora intestinal cada vez más anormal con el paso de cada generación. Y añadiendo eso con una alimentación a base de comida chatarra y el consumo excesivo del jarabe de maíz de alta fructosa, dan como resultado un desastre total en términos de salud intestinal.

Es importante darse cuenta que los alimentos procesados y el azúcar alimentan a los patógenos en su sistema digestivo, lo que los ayuda a proliferar.
"Muchos de estos factores modernos creó una plétora en las mujeres jóvenes en nuestro mundo moderno y quienes tienen una flora intestinal sumamente anormal para el tiempo en el que tienen su primer hijo. Esta flora intestinal anormal que le heredan a sus hijos," explica.

"Por lo que estos bebés adquieren la flora intestinal anormal desde el principio, mientras que los bebés que son alimentados con leche materna reciben protección porque lo que se encuentre en la sangre de la madre también se encontrará en su leche. Las mujeres que tienen una flora intestinal anormal tienen factores inmunológicos en su sangre, que desarrollan para protegerse de su propia flora intestinal. Estos factores inmunológicos se encontrarán en su leche.

Mientras el bebé es amamantado, a pesar del hecho de que adquiere la flora intestinal anormal de la madre, existe algún tipo de protección. Pero en cuento se deje de amamantar al bebé esa protección deja de existir. Es en ese momento cuando florecen todas las anormalidades de la flora intestinal y el niño comienza a desarrollar autismo, TDAH, TDA o cualquier otro problema de aprendizaje o discapacidad física como la diabetes tipo 1, por ejemplo, enfermedad celíaca u otras enfermedades autoinmunes...el asma, eczema y otros problemas físicos. De ahí es de donde proviene esta epidemia."

Se necesita hacer cambios urgentemente

Desafortunadamente, todos los factores que crean una flora intestinal anormal se están volviendo más y más frecuentes en todo el mundo. Esto significa que la siguiente generación de mujeres jóvenes que tengan hijos tendrá una flora intestinal más dañada que la de sus madres, así que la proporción de niños que nacen con GAPS predispuestos a desarrollar autismo será aún mayor.
"Nuestras autoridades necesitan entender eso y realmente necesitan estar listos para ello," advierte la Dra. Campbell

El papel de las vacunas

Como lo explica la Dra. Campbell, los bebés nacen no sólo con una flora intestinal estéril, sino que también con sistemas inmunológicos inmaduros. Y el establecimiento de la flora intestinal normal en los primeros 20 días o más de vida desarrolla un papel sumamente importante en la maduración apropiada del sistema inmunológico del bebé. Por lo tanto, los bebés que desarrollan una flora intestinal anormal se quedan con sistemas inmunológicos comprometidos.
"Las vacunas han sido desarrolladas, originalmente, para niños con sistemas inmunológicos perfectamente saludables," dice ella. "Los niños con GAPS no están en condiciones de ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar."
Su libro llamado Síndrome del Intestino y la Psicología contiene un capitulo entero en el que habla de que los profesionales en salud necesitan mejorar las estrategias de vacunación, porque el protocolo de vacunación estándar está diseñado para dañar a los bebés con GAPS.
"Es cuestión de que se derrame el vaso," dice. "Si el niño está lo suficientemente dañado, la vacuna puede ser la última gota que derrame el vaso. Pero esa última gota no es para un niño en particular, entonces afectará al niño que más dañado se encuentre."
Ella también señala otro factor de riesgo de las vacunas:
"Lo que también tenemos que entender es que la industria farmacéutica no puede patentar virus naturales, bacterias naturales o cualquier tipo de microbio creado por la naturaleza. Tienen que modificarlos genéticamente antes de poder patentarlos," dice ella.

"Por lo que estas vacunas contienen virus y microbios genéticamente modificados. Aún no tenemos la información suficiente para saber exactamente lo que están haciendo con el cuerpo humano y qué es lo que estos genes le hacen a la flora intestinal de estos niños."

Cómo identificar el GAPS

Afortunadamente, es posible identificar el GAPS durante las primeras semanas de vida del bebé, lo que puede ayudar a tomar decisiones mejor informadas sobre las vacunas y sobre cómo proceder para llevar a su hijo por el mejor camino hacia una vida saludable.

Una de las cuestiones CLAVE es examinar al niño antes de que sea vacunado y si tienen características metabólicas de GAPS, NO debe ser vacunado hasta que se resuelva el problema. Esta medida podría prevenir el innecesario y trágico trauma en cientos y miles de familias. Lo más probable es que haya mucho más niños que son dañados con las vacunas que los que se ven beneficiados con las mismas. Con el simple hecho de modificar el proceso se podría reducir dramáticamente el riesgo de que el niño desarrolle una enfermedad en el espectro autista.

La Dra. Campbell describe todo el proceso en su libro.

En su práctica, ella comienza recolectando todo el historial clínico de los padres para de esa manera poder evaluar la salud del intestino. Después, en los primeros días de vida, se puede analizar el material fecal del bebé para determinar el estado de su flora intestinal, seguido por un análisis de orina para detectar los metabolitos, que puede dar una idea del estado del sistema inmunológico del niño.
"Actualmente, tenemos pruebas excelentes que encuentran las sustancias químicas producidas por varias especies de microbios en el intestino", dice ella. "...Así que al analizar la orina, podemos decir que tipo de microbios de encuentran en el intestino del niño o qué tipo de sustancias químicas está produciendo."

"...Si el niño tiene una flora intestinal anormal podemos asumir que tienen una inmunidad comprometida y estos niño no deben ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar porque simplemente se verán afectados. No deberían ser vacunados."
La prueba no invasiva descrita en su libro actualmente se encuentra disponible en la mayoría de los laboratorios del mundo y por lo general cuesta de $80-100 dólares cada una en los Estados Unidos. Esto es una miseria en comparación con el increíble gasto que se hace para el tratamiento de un niño autista una vez que el daño está hecho.
"Nuestros niños están siendo utilizados como un mercado para vender vacunas," dice la Dra. Campbell. "Los niños son vacunados en nuestro mundo occidental, me temo, que esto no es para cuidar al niño sino más bien para hacer dinero...Es una situación extremadamente triste y preocupante."
Los hermanos también están en alto riesgo de daños causados por las vacunas

Otro grupo de niños que también podría sobre-reaccionar a las vacunas son los hermanos de los niños con autismo, hiperactividad severa, trastorno obsesivo-compulsivo, enfermedades mentales o diabetes tipo 1.
"Los hermanos menores de los niños con autismo y los hermanos mayores de los niños con estas discapacidades no deberían ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar," advierte.

"Las pruebas inmunológicas de las que hablaba pueden repetirse cada seis meses o cada año del niño. Siempre que el niño sea considerado completamente sano y su sistema inmunológico demuestre estar funcionando perfectamente, sólo entonces se puede considerar la vacunación en estos niños porque simplemente no se puede correr el riesgo."
Estrategias para restaurar la salud de los niños con GAPS y autismo

La Dra. Campbell ha desarrollado un tratamiento sumamente efectivo para los niños con GAPS, llamado Protocolo Nutricional GAPS. Se describe a gran detalle en su libro llamado, Síndrome del Intestino y la Psicología, que está diseñado para ser un libro de autoayuda.
"Probablemente en la actualidad cientos de miles de personas, alrededor del mundo, están salvando a sus hijos con este programa," dice ella. "...La mayoría de estas personas sólo compran el libro, lo leen, siguen el programa y obtienen resultados asombrosos."
En resumen, el protocolo consiste en tres elementos:
1. Alimentación- La alimentación GAPS consiste en alimentos fácilmente digeribles que son densos en nutrición, incluyendo los alimentos fermentados.

De acuerdo con la Dra. Campbell: "En promedio, las personas se adhieren a su alimentación un par de años. Toma dos años expulsar los patógenos del intestino, restablecer la flora intestinal en el intestino para sanar y sellar el daño en estas personas y hacer que el intestino vuelva a estar fuerte y que sea la fuente principal de nutrición de la persona en lugar de ser la fuente de toxicidad."

2. Suplementos alimenticios, incluyendo los probióticos y las vitaminas D y A en forma de aceite de hígado de bacalao, aunque la exposición al sol también es una parte importante para los pacientes con GAPS, para una producción apropiada de vitamina D.

3. Desintoxicación: El protocolo nutricional GAPS eliminará las toxinas de manera natural. La Dra. Campbell no utiliza ningún tipo de medicamento o sustancia química para eliminar las toxinas, ya que puede sr algo demasiado drástico para algunas personas y puede producir efectos secundarios dañinos. En lugar de eso, recomienda el jugo ya que es una forma suave pero eficaz de eliminar la acumulación de toxinas, así como baños con sal de Epsom, sal de mar, polvo de algas marinas, vinagre de sidra de manzana y bicarbonato de sodio.
Más información

Siempre he pensado que la mejor estrategia de salud es la prevención y estoy seguro de que muchas personas están de acuerdo conmigo. Una onza de prevención vale una libra de cura.

Ahora que hemos identificado una manera de prevenir el autismo relacionado con el daño neurológico y físico, no puedo insistir lo suficiente para que realmente considere esta información y que le ponga mucha atención a la salud de su intestino antes de que intente embarazarse y de la misma forma, tome las precauciones necesarias descritas por la Dra. Campbell que pueden reducir significativamente las probabilidades de que su hijo se vea afectado.

La avalancha de autismo debe ser frenada - y pronto. Y por ahora toda la carga recae en usted, el padre de familia, para tomar el control de la salud de su hijo y armarse con información que puede tener consecuencias en su vida.

Si usted está embarazada o planea embarazarse o conoce a alguien que lo esta, le recomiendo bastante el libro de la Dra. Campbell. Cómprelo para usted o lo de regalo.

También puede encontrar más información en la página web de la Dra. Campbell: www.GAPS.me o su blog www.doctor-natasha.com.
"Tenemos una epidemia de GAPS- Síndrome del Intestino y la Psicología, y el número de personas que la padecen va en aumento," dice ella. "Estoy completamente abrumada por las demandas de consultas y las personas alrededor del mundo necesitan especialistas en GAPS...

Por lo que estoy preparando un curso de formación para los médicos y profesionales de salud. La primera ola de formación será en Septiembre-Octubre en Seattle, Chicago, Nueva York y Dallas.

Cubriremos Estados Unidos con un buen número de profesionales capacitados en GAPS. Habrá personas capacitadas que serán capaces de enseñarle todo el protocolo y se llevaran a cabo grupos locales de GAPS en donde todos los pacientes y personas con esta enfermedad podrán asistir a la semana para intercambiar experiencias, noticias y ayudarse los unos a los otros dando apoyo moral y así aprender más sobre el GAPS."
Una vez que ella haya hecho esto en los Estados Unidos, lo hará en Europa y otras partes del mundo. Si usted es doctor, nutriólogo, dietista, osteópata, homeópata u otro profesional de salud y está interesado en convertirse en un especialista en GAPS certificado, por favor vea este enlace para obtener más información.


Articulo: https://es.sott.net/article/19712-Como-un-medico-curo-el-autismo-de-su-hijo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lisaris Rodriguez

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 03/08/2016
Edad : 20

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Mar Ago 16, 2016 2:12 pm

Hola!!!
He encontrado este artículo muy interesante, trata sobre un caso en el que a un paciente con autismo y bajos niveles de vitamina D3, se le aplican suplementos con la misma, luego se notó un marcado efecto sobre los síntomas principales del autismo.

Aquí les dejo el link del artículo:
http://pediatrics.aappublications.org/content/135/1/e196.long
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25511123
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jhomayri Mercado

avatar

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Mar Ago 16, 2016 2:29 pm

Buenas tardes,

En resumen, el zinc y la vitamina D juegan un papel primordial en el desarrollo correcto del cerebro. La vitamina D juega un gran papel como anti-inflamatorio, y hemos leído como el cerebro de los niños con autismo presentan un mayor tamaño y un mayor número de neuronas en algunas partes del cerebro. Esto a su vez puede estar asociado a que en determinadas épocas del año nacen más niños con autismo, es decir, al final del invierno, ya que hay una menor insolación (1). A su vez, investigadores de Suecia y los EE.UU. también encontraron que la carencia de vitamina D podría estar asociada a los trastornos del neurodesarrollo en la población infanto-juvenil y más en concreto del autismo. La vitamina D se obtiene principalmente al tomar el sol, obtenemos alrededor del 90% de nuestra necesidad a través de esta vía. Otras vías serían los productos lácteos o el aceite de hígado de bacalao. Es interesante destacar la teoría del Dr. Cannel sobre la carencia de vitamina D y su relación directa con el autismo. En sendos artículos publicados en 2007 y actualizado en Agosto del 2010, el Dr. Cannell nos habla de estas carencias de vitamina D, aunque dada la extensión de los mismos dedicaremos un artículo específico a la teoría que defiende el citado Doctor (1).

(1) https://autismodiario.org/2011/11/20/niveles-bajos-de-zinc-y-de-vitamina-d-podrian-estar-asociados-con-el-autismo/

Aquí debajo adjunto la publicación del Dr.  John Cannell, quien es el director del Vitamin D Council y el responsable quizás principal de que la vitamina D se haya estudiado mucho más desde 2005, cuando buscó una explicación en los suplementos de vitamina D de por qué sus pacientes parecían inmunes a la gripe que asoló su hospital de California.

Yo (el Dr Cannell) recientemente descubrí que tengo el fenotipo de autismo de amplio espectro, o lo que se llamaría un autismo leve. Esto fue como salir del armario para mí y explica mucho, especialmente mi tendencia a obsesionarme con las cosas. Durante los últimos 11 años he estado obsesionado con la vitamina D, y en los últimos 4 con la vitamina D y el autismo.

La vitamina D regula cientos, si no miles, de los 21.000 genes identificados en el ser humano. Durante los últimos años, la evidencia sobre la relación de la vitamina D y el autismo ha sido asombrosa.
En 2008, publiqué y después amplié datos animales y epidemiológicos conectando la vitamina D deficiente con el autismo.

En 2009, Life Extension publicó una detalla descripción de mi teoría y la Dra Deans escribió un extenso artículo en Psychology Today sobre la misma. Ese mismo año Scientific American se preguntaba "¿Y si una deficiencia de vitamina D causara el autismo?".  

En 2010, Kinney y sus colegas de Harvard apoyaron la conexión entre la vitamina D y el autismo.

En 2012, Kocovska y el profesor Christopher Gillberg del Instituto Neuropsiquiátrico Gillberg en Suecia revisaron las evidencias que conectaban la vitamina D con el autismo y llamaron a una "urgente investigación" sobre la materia.

En el último año, he ayudado a padres con niños autistas a corregir la deficiencia de vitamina D de sus hijos. Mis muy preliminares y no científicas impresiones son que si los niños consumen suficiente vitamina D (siempre que tengan suficientes cofactores de la misma [como magnesio y vitamina K2]), sobre el 25% de padres reporta mejoras notables en los síntomas de sus hijos, el 50% reporta cambios apreciables y otro 25% no observa cambios.

Las investigaciones han demostrado que la vitamina D puede influir a través de 4 mecanismos que tienen relación con el autismo:  

- Acciones antiinflamatorias

Algunos creen que el autismo es una enfermedad neuroinflamatoria y las investigaciones recientes demuestran que la vitamina D muestra múltiples efectos antiinflamatorios como inhibiendo la síntesis de prostaglandinas inflamatorias que están elevadas en el autismo. También inhibe el factor nuclear kappa-B que está involucrado en la anormal señalización cerebral en los autistas.  

- Acciones autoinmunes

Existen al menos 80 enfermedades autoinmunitarias y un reciente estudio halló que el nivel de un anticuerpo neuronal (anti-MAG) estaba elevado en un 70% de los pacientes autistas. Además el estudio halló que este anticuerpo estaba asociada con niveles significativamente bajos de vitamina D. Ese mismo estudio corroboró además que había una correlación: cuanto menor era la vitamina D en sangre mayores eran los niveles de autismo según las escalas empleadas para medirlo.

- Neurotrofinas

Las neurotrofinas son proteínas que inducen el desarrollo y funcionalidad de los nervios y neuronas. La vitamina D regula positivamente las neurotrofinas: por ejemplo el factor de crecimiento nervioso lo estimula hasta por 5.

Está claro que existen mecanismos que ayudan al autismo que los ejerce la vitamina D. Sin embargo, por ahora todo sigue siendo teórico en tanto no existen ensayos controlados. No obstante, el hecho de la probada seguridad y beneficios de la vitamina D junto esos mecanismos favorables convierten a la vitamina D en una opción inteligente para los niños con autismo.

Cómo proceder con un niño autista con la vitamina D

La clave del éxito es mantener los niveles de 25-vitamina D en sangre alrededor de 80ng/ml, los mismos niveles que alcanzan los socorristas en agosto. En tanto todos los estudios muestran que los niños autistas son naturalmente deficientes en vitamina D, no sería necesario un test inicial de vitamina D. El primer paso sería dar al niño sobre 100UI de vitamina D por cada kilogramo de peso. Así por ejemplo un bebé de unos 12 kilos debería tomar sobre 1.200 UI diarias, y un niño de 25 kilos sobre 2.500 UI diarias. Este niño debería tener una fuente de cofactores como vitamina K2 [y magnesio] e idealmente un multivitamínico-mineral.

A los 3 meses es cuando hacemos el test de vitamina D. Si sube mucho más de 80 ng/ml deberemos reducir consecuentemente la dosis según nuestra valoración y si aún no se acerca a los 80 ng/ml deberemos incrementar la dosis aproximadamente otro 50%. Esperemos otros 3 meses y ajustemos de manera acorde.

Si llegar a niveles tan altos de vitamina D te preocupa, testa los niveles de calcio de tu hijo y verás que sus niveles no van a estar disparados.

Mi estimación es que el 75% de niños autistas van a responder favorablemente a esta terapia. En general éstos son los 4 grupos de niños autistas que suelen responder:  
- Niños que reportan síntomas autistas estacionales (menos marcados en verano)
- Niños que tuvieron un período de desarrollo inicial normal.
- Niños con autismo suave a moderado
- Niños con menos de 8 años.

http://www.juventudybelleza.com/2014/01/autismo-y-vitamina-d-lo-que-descubrio.html
http://sloim.com/autism/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dargeris Perdomo



Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 08/08/2016
Edad : 20

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Mar Ago 16, 2016 3:24 pm

Buenas tardes,

pienso que para entender por qué la vitamina D juega un papel tan importante en la función cerebral (y disfunción), es importante entender que es en realidad la vitamina D. A pesar de ser denominada una "vitamina", la vitamina D en realidad es convertida en una hormona esteroidea. Como hormona esteroidea, regula más de 1 000 procesos psicológicos diferentes, y controla alrededor del 5 % del genoma humano. El Dr. Michael Holick, quien es un líder en la investigación de vitamina D, considera que incluso puede controlar el doble de la cantidad de los genes.

Cuando se tiene suficiente vitamina D en su cuerpo, se une a los receptores de vitamina D localizados alrededor de su cuerpo. El complejo receptor de vitamina D puede viajar muy profundamente en el ADN, donde reconoce una secuencia de código revelador que le indican al complejo receptor de vitamina D, ya sea, encender (activar), apagar (desactivar) el gen. Nueva evidencia sugiere que aquellas pequeñas secuencias reveladoras, se encuentran presentes en tanto como el 10 % de todos los genes, pero no se ha probado empíricamente que la vitamina D tenga la habilidad de activar o desactivar todos esos genes. No obstante, se reconoce que es bastante probable que esto pueda ser el caso, lo cual da a la vitamina D una influencia verdaderamente profunda.

Entonces, aunque el autismo probablemente no sea causado por un solo factor, vale la pena señalar que existe una correlación entre el aumento en la frecuencia del autismo y el aumento en la deficiencia de vitamina D, en gran medida como una consecuencia de personas que utilizan protectores solares, y que permanecen más en ambientes cerrados, puesto que la radiación UVB, es muy importante para elaborar la vitamina D en la piel.

Lo que la investigación de la Dra. Rhonda Patrick identificó cuando estaba en el Hospital para niños del Instituto de Investigación de Oakland (CHORI, por sus siglas en inglés) con el Dr. Bruce Ames, es que uno de los genes que regula la vitamina D, codifica una enzima llamada triptófano hidroxilasa (TPH, por sus siglas en inglés), responsable de convertir al triptófano en serotonina.
La mayoría de las personas asocian la serotonina con ser un neurotransmisor cerebral que regula su estado de ánimo. Es importante para sentirse bien. Pero en realidad hace mucho más en el cerebro durante el desarrollo cerebral, y además a través del resto del cuerpo". Señaló Patrick.

Durante la fase en que se desarrolla el cerebro en el feto, la serotonina juega un papel importante en la morfogénesis cerebral. Dicho de otro modo, la serotonina es un ingrediente que se requiere para el desarrollo de la forma, estructura y conexión interna cerebral. Básicamente, la serotonina les comunica a las neuronas donde posicionarse en el cerebro, y en qué tipo de neuronas deben convertirse. Si no tiene suficiente cantidad de serotonina, resultara en una estructura y conexión interna cerebral anormal.

Los niveles de vitamina D de la madre atraviesan la placenta, y entran en la barrera hematoencefálica, dentro del cerebro del feto, y activa todos esos genes fetales. Si la madre es deficiente en vitamina D, esto puede tener severas consecuencias. En los modelos de ratón, se ha demostrado que esto causa que el ratón tenga comportamientos equivalentes al autismo.
La serotonina tiene también función en la motilidad intestinal dentro del tracto gastrointestinal. Un exceso de serotonina en los intestinos puede causar cambios inmunológicos e inflamación del tracto gastrointestinal. Trastornos crónicos digestivos e inflamación intestinal son comunes en personas con TEA.

Me parece importante mencionar, que hace aproximadamente 3 meses un estudio publicado en Suecia, encontraron que niveles bajos de 25 hidroxil vitamina D era casi patognomónico, como dicen, del diagnóstico de autismo, lo que significa, que casi todas las personas diagnosticadas con espectro de desórdenes de autismo tenía bajos niveles de 25 hidroxil vitamina D.

Cabe destacar, que la autoinmunidad maternal también está vinculada con el autismo. Las madres de niños autistas son cuatro veces más propensas a tener auto anticuerpos contra las proteínas cerebrales del feto en su sangre. No es normal tener en la sangre, anticuerpos que estén en contra de las proteínas cerebrales, pero las madres de niños autistas a menudo los tienen.

Entonces, ¿Cómo se explica esto? Pues como se mencionó antes, la vitamina D tiene una enzima que en su intestino convierte al triptófano en serotonina. En las mujeres embarazadas, también se encontró la misma enzima en la placenta; por lo que el triptófano, además puede ser convertido en serotonina en la placenta, durante el embarazo.
Asimismo, el triptófano, se metaboliza por un segundo proceso en algo llamado quinurenina, que a su vez forma esas importante células T reguladoras que ayudan a combatir las respuestas auto inmunológicas. Cuando se evita que el triptófano forme quinurenina, el conteo de sus células T reguladoras se desploma y la respuesta auto inmunológica de su cuerpo aumenta y puede llegar a estar tan activo que empieza a reconocer a su propio tejido como extraño.


Esto es un compilado de varios artículos que encontré, donde intenté resumir con lo que me parecía más importante de cada uno tratando de no repetir información. Espero que les sirva de algo, más abajo dejo las referencias.
http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2016/02/14/la-vitamina-de-y-el-autismo.aspx

http://es.allreadable.com/b2a48CeN

https://www.google.com.do/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=8&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwi3mc_sxMbOAhUHFh4KHcJGBsgQFghGMAc&url=http%3A%2F%2Fnaturafoundation.nl%2Findex.php%3FobjectID%3D9915&usg=AFQjCNExTg7kiBqM9cxUgV95J2FeJEmAUA&sig2=mk6SGzIClhjfk30uO-MMAw&bvm=bv.129759880,d.dmo  (Este es un archivo Pdf)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jorge Brea

avatar

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 08/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Mar Ago 16, 2016 5:00 pm

P: ¿Qué relación existe entre la deficiencia de vitamina D y el autismo?

R: Vitamina D y autismo.
Los trastornos del espectro autista se caracterizan por déficits en la interacción social, comunicación, verbales y no verbales, además de conductas repetitivas las cuales fueron descritas por primera vez por Leo Kanner en 1943. Se reconoce como la segunda deficiencia desarrollo más común, después de un retraso mental.
En el momento la causa de la TEA aún no ha sido identificada, se supone una etiología multifactorial, sin embargo, algunos factores específicos han sido estudiados para comprender mejor el trastorno. Entre estos factores estan: neurobiológicos, genéticos, ambientales y dentro de estos se incluye la nutrición, la cual se logró determinar que está fuertemente relacionado con los otros. Estructuralmente, la vitamina D es parte de un grupo de esteroides y tiene una importancia crucial en el metabolismo del calcio y fósforo. La principal fuente de vitamina D proviene de la conversión del 7-dehidrocolesterol a la previtamina D3 en la piel por la luz solar. Después de una reacción fotoquímica en la piel la 7-dehidrocolesterol, produce un intermediario conocido como colecalciferol la que se transporta al hígado donde se somete a una primera reacción en la cadena lateral produciendo en la posición 25 calcidiol a través de la acción de la enzima 25-hidroxilasa.
La calcidiol vuelve a la circulación y a continuación, se lleva a los riñones donde se somete a una segunda hidroxilación en el carbono 1 para producir calcitriol o 1,25diihidroxidocalciferol. Varios factores, tales como el calcio, el fósforo del suero y la hormona paratiroidea (PTH) regulan este proceso. Una porción más pequeña de la vitamina D proviene de la producción de la ingesta de alimentos. La forma activa de la vitamina D conocida como 1,25-dihidroxicolecalciferol también es un esteroide con un poder endocrino fuerte. Estudios en animales muestran que la vitamina D está involucrada en la proliferación celular, la diferenciación celular, neurotropismo, neuroprotección, la neurotransmisión, la mielinización y neuroplasticidad. Se cree que la forma activa de la vitamina D puede ser responsable de la regulación de 200 genes, lo que puede justificar su importancia ya que este trastorno tiene también el factor genético involucrado y su deficiencia podría facilitar la expresión de estos genes. Los estudios epidemiológicos se correlacionan variación estacional y la prevalencia nacimiento de niños con autismo, lo que sugiere que el déficit de vitamina D materna es un factor de riesgo para el trastorno. Otros estudios sugieren que la vitamina D puede reducir la gravedad de autismo, ya que esta tiene acción antiinflamatoria. También se sabe que los niveles de vitamina D caen durante el tercer trimestre del embarazo. Esto es especialmente cierto cuando se produce el tercer trimestre en invierno, curiosamente hay un número considerable de los esquizofrénicos que nacen en invierno o a principios de la primavera.
Un caso reciente de un niño en China mostró que después de la suplementación con la vitamina D había mejorado no sólo los niveles séricos de vitamina D, sino también problemas de conducta y estereotipos de espectro autista. A la vista aún no tienen un marcador biológico para el autismo y la evidencia de la relación con la vitamina D, pero con artículos y estudios como este se propone llevar a cabo la correlación sistemática entre el trastorno del espectro autista y la vitamina D.

Fuente: Cledson M. Da Silva (2015), http://bdm.unb.br/bitstream/10483/12879/1/2015_CledsonMarquesdaSilva_parcial.pdf
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
EmelyVS

avatar

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 03/08/2016

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Mar Ago 16, 2016 7:24 pm

In 2008, Dr. John Cannell of the Vitamin D Council published a paper on the link between autism and vitamin D. This was the first published paper suggesting that vitamin D was associated with autism. The paper provided evidence for this relationship, such as an increased prevalence of autism in the USA in regions of greater cloud cover and rainfall. Also, in the United States, the rate of autism for children ages 6 to 17 years is highest in the regions of the country with the lowest solar UVB doses. Whether this variation is due solely to vitamin D production or other factors of sunlight in addition to vitamin D production cannot be determined from this geographical ecological study.

Autism is also more common in areas with impaired UVB production, such as areas with high air pollution. Also, people who are dark skinned experience an increased risk for both vitamin D deficiency and autism.

A study conducted in the Faroe Islands found that those with ASD had lower vitamin D levels than their parents or siblings. Most, but not all, studies have found children with ASD have lower levels of vitamin D than do typically developing controls. According to several studies, more children with autism are born during the spring, which is the time of year with the lowest vitamin D levels in northern latitudes.

In a groundbreaking discovery, researchers in Sweden have determined that children who later develop ASD had lower vitamin D levels at birth than their typically developing siblings do. This helps rules out, but doesn’t entirely disprove, environmental factors as a cause of lower 25(OH)D levels in ASD children; it does suggest that heritability in vitamin D metabolism may cause the lower 25(OH)D levels at birth. Vitamin D levels at birth are dependent on the mother’s vitamin D levels, and one would think that a mother’s vitamin D levels would not drastically change from one pregnancy to the next. Therefore, this study suggests that the heritability of 25(OH)D, which ranges from 30% to 70% in different studies, is the genetic/environmental factor scientists have long sought in ASD.

Also, in another innovative study, Schmidt et al discovered that certain genes associated with lowered vitamin D blood levels are also associated with autism. However, a Mendelian randomization study (where scientists study thousands of people for genetic defects in vitamin D metabolism to see if those genes are associated with autism) has not yet been done.

Mechanisms of vitamin D in autism (See Cannell and Grant for a review)

Every cell in the brain has vitamin D receptors. The receptors control gene expression or how genetic material is used. Therefore, vitamin D certainly is involved in brain function.

One of the hallmarks of autism is oxidative stress. This leads to early cell death. Scientific literature reports that vitamin D reduces oxidative stress.

Environmental risk factors may lead to DNA mutations and increased risk for autism. Vitamin D protects against DNA damage. Vitamin D also repairs the DNA damage once it occurs.

Vitamin D might also reduce the risk or severity of autism through its anti-inflammatory actions,

Anti-autoimmune effects (autoimmune disorders, such as autism, occur when the body’s own immune system attacks itself),increasing the seizure threshold making seizures less common),

Increasing T-regulatory cells (these are the cells that calm the immune system),

Protecting the mitochondria (mitochondria are the power plants of the cell) and by
Up-regulating glutathione (glutathione is the body’s master antioxidant), which also chelates (captures and excretes) heavy metals.

Treatment of Autism with vitamin D

In Dr. Cannell’s recently published book, he shares his experience that vitamin D supplementation may even help treat some children with autism. Two recent studies support his contention. In the first published open label trial of vitamin D in autism, which Dr. Cannell co-authored, 83 autistic children completed 3 months of daily high dose vitamin D treatment (5,000 IU/day). [Collectively, 80% (67/83) of subjects who received vitamin D3 treatment had significantly improved outcome, mainly in the sections of standardized rating scales that measure behavior, stereotypy, eye contact and attention span. Also, a case report in the influential journal, Pediatrics, found that high dose vitamin D supplementation remarkably reduced the core symptoms of ASD in a 32-month old toddler.

Randomized controlled trials of high dose vitamin D supplementation both in pregnancy, infancy and toddlerhood are warranted to further investigate this theory. One retrospective study that could easily be done is to see if parents of children with ASD were less likely to follow the recommendation of the American Academy of Pediatrics concerning vitamin D supplementation during infancy and early childhood than were parents of typically developing children.



Se que esta en ingles pero la informacion es muy buena aqui les dejo el link de lo que he encontrado.

https://www.vitamindcouncil.org/health-conditions/autism/

http://www.lifeextension.com/magazine/2009/4/the-link-between-autism-and-low-levels-of-vitamin-d/page-01

http://www.autismoava.org/el-autismo/documentos/vitamina-d-y-autismo

http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2016/02/14/vitamin-d-autism.aspx

aqui un video de una entrevista a Rhonda Patrick:
https://www.youtube.com/watch?v=KQRga7QmomI&feature=youtu.be
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ian Bernal

avatar

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 03/08/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Lun Ago 22, 2016 2:51 pm

Hola a todos.

Lamento la demora, pero recibi este link interesantisimo en un correo reciente. Es de un articulo periodistico en el cual se dio a conocer la sospecha de que el autismo tenga una etiologia bacteriana. Quizas pensaran que se sale un poco del tema, pero veanlo como lo veo yo: ¿será que existe la posibilidad de que haya una relacion entre la vitamina D en pacientes con autismo y la ausencia de las bacterias intestinales necesarias para contribuir a la permeabilidad selectiva intestinal?

Me hago esta pregunta pues como veran, esa alteracion de la permeabilidad podria contribuir al deficit de vitamina D, ya sea de manera directa o indirecta.

Aqui les dejo el link:
http://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/numero/71/influencia-de-las-bacterias-intestinales-en-el-autismo-12940
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yusleidy De La Rosa

avatar

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 09/08/2016
Edad : 22

MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   Sáb Ago 27, 2016 5:19 pm

Un trabajo reciente confirmo que una dieta complementada con vitamina D podría ayudar en el tratamiento del autismo. La razón subyacente se encuentra en lo que algunos investigadores llevan especulando hace mucho tiempo, que la problemática conducta social de las personas con autismo está relacionado con niveles bajos de vitamina D y serotonina.

Pues bien, el susodicho estudio ha encontrado una relación causal entre la vitamina D y tres hormonas que esenciales en el comportamiento social: la serotonina, la oxitocina y la vasopresina. En el cerebro, la serotonina actúa como neurotransmisor, y ayuda a modular el comportamiento social; incluso afecta el cableado y la estructura cerebral. Al parecer, la vitamina D podría activar un gen que produce una enzima que conduce a mayores niveles de serotonina.

Pero he aquí otro punto importante y que podría matar dos pájaros de un tiro: la investigación también ha constatado que el gen afectado por la vitamina D tiende a disminuir la producción de serotonina en el intestino y otros tejidos. Esto es importante porque altos niveles de serotonina en el intestino (donde se encuentra en un 90%) pueden causar problemas intestinales, asociados a menudo con el autismo.

Con este estudio, los científicos han dado respuesta a dos misterios sin resolver hasta ahora:

La anomalía de la serotonina: las personas con autismo tienden a tener bajos niveles de serotonina en el cerebro, pero altos niveles en la sangre, vinculados a los problemas intestinales.
¿Por qué el autismo tiene preferencia masculina? La hormona estrógeno puede aumentar los niveles de serotonina.

Una relación conocida

Investigadores de Suecia y Estados Unidos ya habían encontrado que la carencia de vitamina D podría estar asociada con los trastornos del neurodesarrollo en la población infantojuvenil y más en concreto del autismo. Tambien interesante es destacar la teoría de John J. Cannell, director ejecutivo del Vitamin D Council y experto en psiquiatría, sobre la carencia de vitamina D y su relación directa con el autismo. En un artículo publicado en el 2007 y actualizado en el 2010, este científico habla de esta correspondencia.

En la asociación AVA sobre autismo también se habla de esta relación con una detallada explicación en la que indican que ya en el 2001 unos investigadores denominaron a la vitamina D “el ignorado neuroesteroide”, determinando que debía analizarse su carencia como un factor de riesgo del autismo. Estudios posteriores, indican, han afirmado que la vitamina D, como neuroesteroide, ofrece “neuroprotección, efectos antiepilépticos, inmunomodulación e impacto sobre múltiples neurotransmisores cerebrales, así como regulación del comportamiento.

Carencia de vitamina D

Los investigadores consideran un dato importante: en Estados Unidos se ha producido un aumento de las tasas de autismo en un momento en el que hubo grandes caídas en los niveles medios de vitamina D.

Dos estudios españoles de 2011 y 2012 concluyeron que la deficiencia de vitamina D en España es más frecuente de lo que sería esperable en función de la exposición solar de nuestro país. Las recomendaciones de los dermatólogos y autoridades sanitarias para prevenir el cáncer de piel (evitar la exposición solar en las horas centrales del día y usar de cremas de alta protección solar) están siendo, probablemente, de una forma estricta. La piel morena de la población española también puede jugar un papel para justificar que más de la mitad de la población puede estar en riesgo de presentar carencia de vitamina D.

Hay autores que abogan por la complementación de la dieta con la vitamina D. También sostienen que, en la atención prenatal, el seguimiento de los niveles de vitamina D debería convertirse en una práctica estándar.
Atentamente Yusleidy De La Rosa flower
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Vitamina D y Autismo   

Volver arriba Ir abajo
 
Vitamina D y Autismo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Vitamina E para la sequedad
» Los grados de severidad en autismo y Asperger
» Niño se cura del autismo al dejar lácteos y gluten
» Adquisición tardía del lenguaje verbal en niños con autismo
» Autismo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bioquímica II :: Discusión-
Cambiar a: